El Barsa jugó con fuego

Escrito por A.B. Zamora el 16 de enero del 2012. Archivado en Ligas españolas

El Barsa jugó con fuego

Una vez más se demostró que el fútbol no siempre es agradecido con el que más argumentos expone dentro del campo de juego. El Betis salió sin complejos al Nou Camp, ya había ruborizado al Barsa en alguna que otra ocasión, el ejemplo más cercano nos traslada a la eliminatoria de la Copa del Rey del pasado año. Ayer se vivió algo parecido, vimos un Betis valiente, un Betis que discutía el balón al campeón.

Los verdiblancos comenzaron el partido a lo grande: presión, robo y acción, solo faltó suerte o, más que suerte, precisión. Sacudida la amenaza inicial, surgió la figura del niño maravilla, dos galopadas del chileno por el carril izquierdo, terminaron en sendos pases de gol. El primero con un toque preciso y precioso al espacio, aparición por ruptura de Cesc y balón al palo, el rechace lo caza Xavi y manda el esférico a la red. El segundo tanto desde línea de fondo, centro con la zurda y remate en llegada de Messi, 2-0 y vuelta a empezar.

A partir de aquí, los pupilos de Guardiola adolecieron de ciertos síntomas de complacencia, tal vez por la tranquilidad que dan los goles tempraneros o tal vez por méritos del rival, el caso es que el rival fue superior. El Betis le quitó el balón al Barsa, buscó espacios a la espalda de la defensa azulgrana y convirtió a Valdés en el héroe de la noche. Fruto de esto llego el gol de Rubén Castro, un tanto que les llevó con vida al descanso.

Para afrontar la segunda parte, Mel cambió a Iriney por Roque Santacruz, un permuta ofensiva que dio resultado, el paraguayo puso el empate con un testarazo soberbio, golpeo de interior que entra como un obús acariciando el palo. Las tablas llegaron demasiado pronto, quedaba más de media hora y apretaba el miedo en los corazones blaugranas.

A partir de aquí, el Barsa se puso las pilas y empezó a engranar la maquinaria para fabricar fútbol, todo lo que sucedió después tuvo un color protagonista, el azulgrana. El árbitro se comió un clamoroso penalti a Iniesta, poco después expulso justamente a Mario y desde aquí hasta el final, vía crucis verdiblanco, goles de Alexis y Messi de penalti y tres puntos, que por méritos de ambos, se antojan como un premio excesivo.

Etiquetas:, , , ,

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión