Trámite en La Rosaleda

Escrito por A.B. Zamora el 22 de enero del 2012. Archivado en Ligas españolas

Trámite en La Rosaleda

Partido de trámite para el Barsa en La Rosaleda, los azulgranas llegaban a Málaga con la vista puesta en el partido de vuelta de la Copa del Rey. Guardiola no se fía del victimismo que inunda el ánimo de los blancos, prueba de esto fue su alineación ante el Málaga. Tanto Xavi, como Cesc y Puyol vieron el choque desde el banquillo, un choque insustancial, de poco fútbol y muchos goles. Tal vez demasiados para los argumentos que se expusieron sobre el césped.

El Barsa sin Xavi es menos Barsa, la calidad es indudable, pero nada se hace a la misma velocidad, ni con la misma precisión. Es un pelotero superlativo, de esos que otorgan identidad, que marcan época. Pues bien, sin él, el Barsa fue previsible, menos profundo y más dependiente. La solución pasaba por Messi y este no defraudó, marcó hasta en tres ocasiones y echó abajo cualquier certidumbre de victoria rival.

El partido comenzó con intensidad, con un Málaga ambicioso en la presión y voluntarioso en el juego. El ritmo de los blanquiazules lo marcaba Isco, otro de esos bajitos que hacen del fútbol algo más que un deporte de fuerza y velocidad. Pues bien, fue Isco el que puso a prueba al portero azulgrana, primero desde fuera del área, con un disparo a la escuadra que desvió Valdés en soberbia intervención y en el respectivo saque de esquina, testarazo de cabeza y otra vez Víctor para desesperación del aficionado malacitano.

Corría el minuto 32, cuando el Barsa descubrió su filón por banda izquierda, por allí circulaba Adriano, cuando le llegó un balón franco desde el centro del ataque, control y pase preciso a la testa de Messi, 1,69 de estatura elevándose a los cielos y marcando los tempos de un remate perfecto, una obra de arte para ver repetido, un gol que abría el marcador.

El segundo periodo transcurrió por los mismos derroteros. Un protagonista, Messi; Diez actores secundarios, sus compañeros; Y un espectador de lujo, el Málaga.

A fuerza de talento llegaron los goles del Barsa, dos más de Messi y uno de Alexis, alguno de ellos maravilloso. En el tramo final, el Málaga se sacudió el dominio rival, ya menos intenso, y dio un zarpazo de honor. Un gol para poner el 1-4 en el electrónico, y terminar con un partido que se acabó haciendo excesivamente largo.

Etiquetas:, , , ,

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión