El factor diferencial

Escrito por A.B. Zamora el 20 de septiembre del 2012. Archivado en Ligas españolas

El factor diferencial

Cada vez son más los equipos que basan su juego en el factor presión. Si obviamos a los dos grandes, el resto tiene en la igualdad el factor predominante, al final sobrevive el que más lo desea, el que marca un rasgo divergente en su juego. A partir de aquí, la posición en la tabla la establece el talento, lo que se denomina calidad diferencial.

El máximo exponente del fútbol presión es la filosofía Bielsa: defensa adelantada, escasa distancia entre líneas y presión colectiva, en la recuperación express está el secreto. El Athletic de Bilbao presiona en tres cuartos del campo, cuanto más terreno se abarca, mayor desgaste, en el despliegue físico está el secreto.

Un ejemplo reciente es la transformación del Atlético del Cholo Simeone. Los números avalan su trabajo, su escuadra ha logrado diez puntos de los últimos doce posibles, no ha encajado goles y las sensaciones son de solidez y solvencia, sensaciones totalmente antagónicas a las de su predecesor. El secreto reside en el método: repliegue ordenado, zona de presión retrasada pero presión igualmente, ritmo e intensidad para una recuperación veloz. A partir de aquí, agilidad mental y transiciones rápidas. El objetivo, la finalización. Si no se consigue, presión desde el mismo lugar donde se pierde el balón. La defensa es una cuestión de equilibrio colectivo, once jugadores con un mismo objetivo, hacer del sacrificio un dogma de fe.

Hace no mucho vimos al Madrid minimizar las virtudes del Barcelona, los blancos imprimieron vigor a cada una de sus acciones, ahogaron al rival desde la primera línea de ataque y reunieron talento en torno al balón, a partir de aquí, fútbol en estado puro. El camino del Real Madrid parece coger una dirección firme y convincente, su juego gira en torno a una idea y en este caso, la calidad diferencial no admite dudas.

Sin embargo, el Barsa esta en otra historia, las lesiones resquebrajan su supremacía. Su fútbol no admite dudas, tal vez viven en la quietud por los hábitos adquiridos, pero la identidad la marcan los futbolistas y los del Barsa solo saben jugar al fútbol, tal vez más lento, con menos ritmo, sin intensidad. Seguramente esta sea la línea que separa el éxito del fracaso entre los dos grandes. El Madrid vive en la necesidad y el Barsa en la abundancia, es una cuestión de satisfactores, cubrir necesidades para saborear la gloria.

Otro gran ejemplo de mentalidad colectiva es el rol que imprime Caparros a sus escuadras. No hace falta tener grandes conocimientos de fútbol para saber que el Mallorca cuenta con una de las plantillas más limitadas de primera. Pero solo hay que observar su implicación en el juego para saber el merito que tiene el entrenador. Aquí no hay duda, para mantenerse tendrán que sufrir, no hacen de la precisión una virtud, el talento se paga caro, pero en el método reside el éxito y en la necesidad, la fuerza.

Etiquetas:, , , ,

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión