El genio de Sampedor

Escrito por A.B. Zamora el 01 de octubre del 2012. Archivado en Ligas españolas

El génio de Sampedor

A día de hoy, Guardiola es el referente del F. C. Barcelona, él es la fuerza, la dirección y la meta. Con él se ha hecho historia, se han alcanzado objetivos y se ha elevado el fútbol a la categoría de arte.

Su apuesta por la cantera, su gestión de egos y la motivación que genera en cada uno de sus jugadores, hacen de Pep un líder sólido. La Masía sabe que hoy por hoy tiene preferencia, que ya no se busca fuera lo que se puede encontrar en casa. Es una filosofía, una manera de entender el fútbol, ahora se siente la casaca porque se aprende a sentirla y a luchar por lo que significa defenderla. Esto sucede desde la confianza que otorga la posibilidad en llegar a ser, tal vez un día, futbolista del Barsa, discípulo de Pep y participe del mejor fútbol del mundo.

En un equipo campeón se lucha contra toda clase de intangibles, uno de los más complejos es la lucha de egos, de esto Guardiola sabe un rato, ha tenido que lidiar contra los más altos y de todos ha salido indemne. Lo importante siempre ha sido el equipo, se piensa en equipo y se vive para el equipo, todo lo que se salga del camino, se reconduce, de lo contrario se elimina. Esto fue lo que pasó con Ronaldinho, Deco, Eto o el caso más reciente Ibraimovic, la historia demuestra que acertó en sus decisiones, que sabe lo que hace y que no se amilana ante nadie, esto manifiesta su liderazgo, fuerte y sólido.

Parece que Pep está cansado, el banquillo del Barsa desgasta, exprime y a veces mata. Mata las ganas de luchar, la ilusión, te deja sin fuerzas y hace que te pienses si merece la pena. En esto está el entrenador, cuando uno se lo piensa es porque el final se acerca, porque está al límite, esto la afición lo sabe, el barcelonismo siente pánico de no llegar a tener lo que se debe tener para llegar a ser. Cierto es que las instituciones no pueden ni deben depender de nadie, que nadie es imprescindible, pero cuando los cimientos sobre los que descansa una obra son tan sólidos, dan tanta seguridad y transmiten tanta confianza, entonces su autor, se presume muy necesario.

Han sido años de mucho trabajo, de éxitos sin parangón, de magia y de ilusiones, pero también de sufrimiento y dolor. Este último se ha cebado con las lesiones, lesiones complicadas. También enfermedades serias, de las que te hacen replantearte las cosas, restar importancia a lo banal para centrarte en lo esencial. Entre una punta y la otra estriba el equilibrio, en esa búsqueda, necesaria por otra parte, está ahora Guardiola. De su decisión depende el futuro inmediato del Barsa, porque sin él nada será igual. El equipo seguirá ganando, sus futbolistas invitan a ello, pero no de la misma forma ni con la misma ilusión, no de la manera indolente con la que lo ha hecho hasta la fecha.

Todo cambio supone un cambio, esto es lo que menos necesita la entidad en estos momentos, precisamente ahora, cuando el Madrid vive sus mejores momentos, cuando las sensaciones que despliega el enemigo son contundentes y perdurables en el tiempo, ahora es cuando más se necesita al genio de Sampedor.

Etiquetas:, ,

Comentarios (1)

  • JOSE PEREZ
    29 febrero, 2012 a las 12:57 |

    Creo que este Guardiola es bueno pero va de humilde que a la postre resulta pedante. Lo cierto es que es un matematico de este circo.

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión