Eternos

Escrito por A.B. Zamora el 30 de mayo del 2011. Archivado en Champions y E. League

Wembley 1992, corría el minuto 111 de partido cuando Koeman lanzó un misil tierra aire que perforo la potería enemiga. Los italianos de la Sampdoria sucumbían ante la máquina blaugrana diseñada por Johan Cruyff. El Barsa lograba así su primera copa de Europa, allí, en el mítico Wembley los culés empezaron a campeonar en Europa.

El 28 de mayo de 2011 el F.C. Barcelona volvió a Londres para revivir épocas pasadas, los pupilos de Pep lograron asombrar al mundo con un fútbol de otra dimensión.

Su juego de toque y movimiento hipnotizó a su rival como si de un encantador de serpientes se tratase. El mismísimo Alex Fergurson, una leyenda viva de los Red Devils, reconocía haber quedado prendado ante el juego de toque blaugrana.

El Barsa es lo que Muhammad Ali al Boxeo, una mariposa que flota sobre el campo, pero que ataca y pica como una avispa. Nunca el fútbol fue tan bello en la historia del deporte rey. Tal vez aquella Brasil del 70’ con los Clodoaldo, Riverino, Tostao o el mítico Pelé entre otros.

El Barsa de Guardiola pasará a la eternidad por su juego y sus victorias, el libro sagrado del fútbol recordara que una vez existió una escuadra única, con unos jugadores especialmente diseñados para crear, para hacer del balón una obra de arte.

El Manchester solo duro diez minutos sobre el terreno de juego, a partir de ahí solo les quedo correr hacia el infinito en busca de la nada. El coreano Park corrió por él y por toda Inglaterra, pero fue inútil en el intento, el balón solo tenía un dueño y robarlo era sencillamente imposible.

Solo un descuido en un saque de banda permitió a los diablos de Old Trafford soñar con la orejuda, pero los sueños se acaban y el del Manchester se acabó en la segunda parte donde solo existió un equipo. El Barsa se impuso desde la convicción y la elegancia para culminar una final sencillamente sublime.

Etiquetas:, , ,

Comentarios (1)

  • igs66
    26 junio, 2011 a las 22:38 |

    Felicidades a la afición azulgrana no catalanista:
    Sería hipócrita por mi parte decir, ahora que el F.C. Barcelona ganó su 4ª Copa de Europa, que mis deseos como ciudadano español eran favorables a la conquista del título, nada más lejos de la realidad. Es normal o así yo lo creo que como madridista impere más la pasión que cada cual siente por sus colores y desee siempre el fracaso deportivo del eterno rival. Por otro lado es posible que fuera de nuestras fronteras no se entienda que dentro de la misma nación, no se le dé apoyo a cualquier equipo español que juegue con otro extranjero. Quizás se ha sembrado anteriormente y los frutos se recogen ahora. Haciendo memoria no logro recordar ninguna de las finales que haya disputado el F.C. Barcelona, en la que haya podido ver alguna bandera española en la grada portada por algún hincha desplazado por Cataluña, es posible que hubiese alguna y yo no la haya percibido, también es posible que la hubiese llevado algún aficionado desde cualquier otro punto de España, aunque el ambiente entre el barcelonismo es hostil a cualquier símbolo español. Tengo un vecino que se llama Cecilio, y estuvo en la final de Wembley del año 1992, aquella del gol de Ronald Koeman, a partir del minuto siguiente al gol, el cántico en la grada azulgrana era el siguiente: “¡Bote, bote, bote, español el que no bote!”, por supuesto traducido al catalán. Es de imaginar la cara que se te puede quedar siendo de Almería porque si botas es que no te sientes español y si no botas eres una rara especie en medio de tanto fantasma. Claro que no contentos con esto vienen las celebraciones en el estadio organizadas por el club, y allí ya se desatan todos los tipos de idioteces habidas y por haber. De entrada las felicitaciones se hacen ignorando a los demás aficionados de España no catalanes, por ejemplo: Visca el Barça y Visca Cataluña, lo cual indica que el resto de barcelonistas no existen para el festejo, tengo un amigo barcelonista que no soporta las celebraciones en catalán, o sea que cuando empieza la tortura televisiva apaga el aparato, pues claramente se siente ninguneado por el catalanismo independentista, muy propio de la directiva culé. Hecho de menos que los jugadores tengan un gesto de valentía y de dignidad para acordarse con cariño de su afición tan amplia que vive con la misma pasión los partidos de su equipo a lo largo y ancho del resto de comunidades autónomas de España.
    Estoy seguro por otro lado que hay personas que deberían estar felices por el triunfo de su equipo y viven con preocupación cuando en los alrededores de Canaletas y la Rambla, gentuza de su propio equipo arrasan y destrozan sus negocios, una forma muy solidaria de celebrar con amigos un título ya sea nacional o europeo, por eso y por otros tantos detalles, tengo que felicitar sinceramente aún siendo madridista al barcelonismo de fuera de Cataluña, porque de quien no lo van a recibir es desde el catalanismo separatista y la directiva blaugrana.
    No se que hacen algunos jugadores del Barcelona participando en la selección española sino sienten los colores de la camiseta sino engordar el currículum y la gloria personal, como por ejemplo Víctor Valdés que siempre le vemos abrazado a la bandera independentista catalana que por cierto es ILEGAL, o el señor Gerardo Piqué y su tontas afirmaciones a ritmo de Waka Waka.

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión