La escopeta húngara

Escrito por A.B. Zamora el 12 de noviembre del 2011. Archivado en Leyendas del fútbol

La escopeta húngara

Ferec Puskas vio la luz en Budapest el 2 de Abril de 1927, su verdadero apellido era Purczfeld Biro, de origen alemán, se lo cambio por Puskas (escopeta en Húngaro), la escopeta húngara.

Comenzó a jugar al fútbol con diez años, en el Kipest, un modesto equipo de Budapest y a los dieciséis debutó en la primera división húngara, en esta escuadra estuvo desde 1943 hasta 1949. En esta última fecha, el Kipest sustituyó su nombre por el de Honved, de esta forma se transformó en el equipo del ejercito húngaro, donde Puskas se convirtió en soldado, se mantuvo hasta 1956 y alcanzó el grado de Teniente Coronel.

Puskas era un hombre muy querido en la calle (lo llamaban Pushi, nuestro hermano) fue el estandarte del Honved y de una selección maravillosa, por aquel entonces Hungría gozaba de una gran cultura futbolística. A Puskas se le puede considerar como el genio de los años 50, tal vez el mejor goleador de la historia, sus 746 goles en 752 partidos oficiales así lo confirman. Recordar que en sus 85 partidos con la selección marco 84 goles y se convirtió en un auténtico ídolo para su país.

Puskas medía 1,72 cm de estatura, zurdo, veloz, con una arrancada impresionante, técnicamente un adelantado a su época, de disparo demoledor, era un auténtico depredador del área. Con el Honved logró cinco títulos de liga (1950-1952-1954-1955-1956) y fue máximo goleador en tres ocasiones (1949-1950-1953), se le conoció con el apodo de “Cañoncito Pum Pum” debido a su soberbio disparo y su demostrada efectividad de cara a gol.

Con su selección formó junto a Kocsis, Bozsik, Czibor y Hidegkuti, entre otros, logrando así un grupo de jugadores irrepetibles, conocidos como los magiares mágicos. En 1952 consiguieron el título de campeones olímpicos en Helsinki. En 1953 la mítica selección húngara, logró vencer a Inglaterra en Wembley por 6-3, hasta entonces los ingleses no conocían la derrota en este estadio. Hungría pasó a la historia como una de las mejores selecciones del mundo por su papel en el mundial de Suiza en 1954. Allí sorprendió al mundo con un fútbol exquisito, solo pudo lograr el subcampeonato, perdió inesperadamente contra Alemania en la final, en aquella final no estaba Puskas por lesión.

La vida de Puskas sufriría un cambio radical el 4 de Noviembre de 1956, fecha en que la U.R.S.S invade Hungría. De camino a Bilbao, con su equipo el Honved, en la ciudad de Viena, gente como Puskas, Czibot o Kocsis decidieron desertar debido al conflicto en el que vivía inmerso su país. La FIFA les impuso una sanción de dos años y, en su país, el régimen comunista le juzgo en su ausencia por el delito de ”traidor a la patria”, no pudo volver a su tierra hasta 1981.

Puskas no volvió a pisar un terreno de juego hasta el 11 de Agosto de 1958, ya contaba con 31 años y bastante peso a sus espaldas. A pesar de sus kilos de más y de la negativa del por aquel entonces secretario técnico del Real Madrid, José Samitier, Puskas firmó por el equipo blanco con el apoyo total de Don Santiago Bernabéu.

Ya en el Madrid se le rebautizó como Pancho Puskas y formo un ataque de ensueño con Kopa, Rial, Gento y Di Stéfano, logrando así 5 ligas, 1 copa intercontinental y 3 copas de Europa, además de ser 4 veces máximo goleador de la liga española. En el recuerdo de la afición merengue quedará aquella final de 1960 ante el Eintracht de Fráncfort. Esa final suponía la quinta copa de Europa consecutiva ganada por el Real Madrid, ese día Puskas metió 4 goles y el partido termino 7-3. Puskas se retiró a los 38 años, en 1966, metió 154 goles en 184 partidos de liga, sencillamente impresionante, Pancho Puskas.

Etiquetas:, , , ,

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión