Un Barsa estelar

Escrito por A.B. Zamora el 12 de diciembre del 2011. Archivado en Ligas españolas

Un Barsa estelar

El pre-partido venía cargado de optimismo en el aficionado merengue. El Madrid tenía una trayectoria de victorias aplastante hasta el día de ayer. Las sensaciones que desplegaban eran auténticas, constatables si tenemos en cuenta sus exhibiciones en Liga y Copa de Europa. Lo que se presumía como un punto de inflexión, resulta que se ha diluido como un azucarillo. El Barsa pone el fútbol y marca el ritmo, es capaz de dejar en evidencia a cualquier rival que ose discutirle su reinado, incluido el Real Madrid.

El choque comenzó eléctrico, el Madrid salió con las pilas a tope, tal cual, nadie como Valdés para explicarlo. Fue él quien regaló un balón a Di María, tras una salida en tromba de los blancos, un tiro, varios rechaces, esférico que cae a pies de Benzema y el francés, con instinto asesino, aniquila el orgullo del cancerbero azulgrana.

Empezaron fuerte los de Mou, se presumía noche de fiesta en el Bernabéu, pero el Barsa como si de un encantador de serpientes se tratase, fue adormilando a su rival. Empezaron a tocar el balón, sin la precisión de siempre, eso es verdad, perdían más balones de lo habitual, pero picaban con saña, había ambición. Prueba de ello fue el gol de Alexis, la jugada nació en los pies de Messi, ese pequeño neutrino que nunca defrauda, es el número uno por muchas razones. La principal es que siempre aparece en las grandes citas, asiste, marca y recupera, un grande de la historia del fútbol, tal vez, el más grande.

El Madrid se permitió el lujo de fallar ocasiones que no acostumbra. Cristiano no afina en las grandes citas, le puede la ansiedad y el Madrid lo nota. Es cierto que el segundo del Barsa es pura suerte, como más tarde diría Mou, pero también es cierto, que la suerte se busca, de la misma forma que la busco el Madrid en su gol.

El último del Barsa fue una obra de arte, se permitió el lujo de hacer suyas las virtudes del rival y, al más puro estilo Madrid, realizó una contra perfecta que Cesc se encargó de materializar. Otro aspecto a destacar fue la segunda parte de Iniesta, memorable, un autenticó derroche de talento, solo él es capaz de convertir la sencillez en la máxima sofisticación, solo él es capaz de ganarse el reconocimiento de su rival. Salió aplaudido del Bernabéu.

Gran gesto de Mourinho deseándole lo mejor a Tito Vilanova, demuestra que dentro de esa fachada arrogante hay una buena persona. Sin embargo, en rueda de prensa se transforma, esta vez no fue el árbitro, esta vez fue la suerte. Nunca reconoce el mérito del rival, tiene la capacidad de embelesar o atemorizar, alterando la realidad, gracias al poder de su personalidad. Oscila entre lo carismático y lo arrogante, pero su gente le quiere y confían en él, el tiempo dictara sentencia.

Etiquetas:, , , , , ,

Comentarios (2)

  • ALBERTO
    13 diciembre, 2011 a las 10:49 |

    Siempre no se puede ganar, de momento el madrid sigue líder a así terminará.La Liga es una competición que gana el equipo que demuestra tener más regularidad, y aquí el Madrid lo estaba bordando.

  • TITANMAN
    15 diciembre, 2011 a las 12:15 |

    No es oro todo lo que reluce…
    El aficionado cule no se da cuenta que se avecina una profunda crisis del barcelonismo …donde caeran los mas grandes estardantes barcelonitas

    Buena suerte

Escribe un comentario

Los marcadores en directo de Fútbol Opinión